Triptófano y Serotonina: Incrementa tu bienestar

La serotonina

La serotonina es un neurotransmisor producido por el aminoácido triptófano:  promueve el sueño , el bienestar, la saciedad e induce sentimientos de seguridad, relajación y confianza.

La serotonina disminuye con la deficiencia  de consumo de L-triptófano en la dieta  y con la edad.

Cuando se produce una deficiencia en serotonina, aparecen:

Triptófano

El aminoácido L-triptófano es necesario para producir serotonina en el cerebro.

Aunque muchos alimentos contienen triptófano, la dieta puede no proporcionar el L-triptófano necesario para elaborar cantidades suficientes de serotonina. Además, hay enzimas que se producen con la inflamación y el envejecimiento que rompen el L-triptófano antes de que se convierta en serotonina.

El triptófano es uno de los ocho aminoácidos esenciales en la dieta humana y es el menos abundante.

Una persona adulta necesita un mínimo de 250 mg al día para mantener el equilibrio de nitrógeno.

El L-triptófano es un precursor de la serotonina, pero su entrada en la barrera hematoencefálica se dificulta por la competencia con otros aminoácidos.

Una dieta típica proporciona de 1.000 a 1.500 mg/día de triptófano, formando parte de las proteínas junto a los otros aminoácidos competidores.

Para garantizar el aporte de  triptófano una buena solución es complementar la dieta con complementos alimenticios que  minimizan su degradación.

 Metabolismo del triptófano en el organismo

El triptófano, se puede metabolizar por tres mecanismos:

  1. Se incorpora a las proteínas del tejido corporal.
  2. Se convierte a serotonina y melatonina.
  3. Se transforma a indolaminas, dióxido de carbono, trifosfato de adenosina (ATP) o niacina.

Existen dos enzimas específicas que pueden transformar el L-triptófano: la triptófano 2,3-oxigenasa (TDO) y la indolamina 2,3-oxigenasa (IDO).

TDO

  • Se incrementa cuando las concentraciones plasmáticas de L-triptófano superan los niveles necesarios para la producción de serotonina.
  • Esta enzima oxida el L-triptófano a dióxido de carbono, agua y ATP .
  • El consumo oral de mayores cantidades de L-triptófano no genera más serotonina porque se inducirá más TDO y agotará el L-triptófano.

IDO

  • Puede degradar el L-triptófano incluso cuando los niveles circulantes son bajos .
  • Esta enzima se encuentra en los macrófagos y células dendríticas y se incrementa con los estados inflamatorios, la infección por el VIH y el envejecimiento .

Cuando la TDO o IDO actúan sobre el L-triptófano ya no se puede convertir a serotonina, melatonina ni incorporarse en proteína.

 El sueño

El L-triptófano mejora el sueño  y la apnea . Comparativamente con los medicamentos, no provoca somnolencia por las mañanas.

 La depresión

La carencia de L-triptófano puede causar un estado de depresión, que puede estar relacionado con la peroxidación lipídica.

La peroxidación lipídica, es el proceso a través del cual los radicales libres capturan electrones de los lípidos en las membranas celulares, y está relacionado con el daño oxidativo en los tejidos.

El uso de algunos antioxidantes como la queratina, la cúrcuma o la granada, o de inhibidores de la peroxidación pueden mejorar los síntomas de la depresión.

Síndrome premenstrual

Las diferentes fases del ciclo de la mujer modifican el metabolismo del L-triptófano  afectando negativamente su conversión a serotonina.

El envejecimiento y los niveles de serotonina

Cuando se produce el envejecimiento, se  incrementan los niveles de citoquinas inflamatorias que inducen la enzima IDO (indolamina 2,3-oxigenasa) que degrada el L-triptófano

(incluso consumiendo  grandes cantidades de L-triptófano -4.000 mg/día o más- no se producirá más serotonina, porque se inducirá la TDO y además, la mayor actividad de la enzima IDO degradará el poco triptófano que quede en la sangre)

 Diferentes vías para optimizar la producción de serotonina

Se conocen cuatro grandes vías por las que se puede facilitar la síntesis de serotonina influyendo en el metabolismo del triptófano, facilitando su conversión o disminuyendo su degradación, y que son:

  • Lisina el L-triptófano se oxida menos
  • Niacinamida Cuando existe inflamación sistémica, su ingestión  reduce la degradación del triptófano.
  • Cúrcuma Esta planta puede limitar la inducción de la IDO y entonces, el L-triptófano se degrada proporcionalmente menos .
  • vitamina B6 facilita la conversión de L-triptófano a serotonina
  • Magnesio facilita la conversión de L-triptófano a serotonina
  • Vitamina C facilita la conversión de L-triptófano a serotonina

Dosis y ventajas del triptófano

El aminoácido triptófano se encuentra en muchos alimentos en forma de proteína.

Las dosis más utilizadas para los diferentes síntomas son las siguientes:

– En general, una dosis de 3.000 mg de L-triptófano es suficiente para mantener la síntesis de serotonina en el cerebro humano de ocho a doce horas

– Aún cuando la dosis de 250 mg mejora la calidad del sueño, la dosis mínima de L-triptófano para el insomnio, puede ser desde un mínimo de 1.000 mg hasta 4.000 mg la primera semana y de 500 a 1000 mg la segunda. Se necesitan dosis repetidas para producir una mejoría

– Con una dosis diaria de 6.000 mg de L-triptófano se pueden disminuir los cambios de humor, la tensión y la irritabilidad en las mujeres que presentan síndrome premenstrual

La depresión disminuye con la ingesta de L-triptófano,  incluso en los alcohólicos. Una dosis estándar puede ser 50 hasta 300 mg de L-triptófano o su metabolito 5-hidroxitriptófano, tres veces al día durante 2 a 4 semanas .

Se han utilizado dosis de 3.500 mg/día para dejar de fumar.

 Precauciones con el triptófano

El triptófano es un aminoácido esencial para el organismo que se encuentra en muchos alimentos y por norma general es seguro tomarlo

Las personas que toman ciertos medicamentos, deben tener precaución al ingerir triptófano regularmente:

  • Puede potenciar algunos efectos secundarios de los fármacos antidepresivos.
  • Si se combina con inhibidores de la monoaminooxidasa (MAO) se puede producir mareos, náuseas y dolor de cabeza.
  • Con una menor incidencia (40 pacientes en todo el mundo), pueden provocar el síndrome de la serotonina, caracterizado por causar agitación, inquietud, escalofríos, temblores, confusión, delirio, taquicardia o fluctuaciones de la presión arterial . Este síndrome se resuelve en 24 horas, retirando la ingesta de triptófano y sin síntomas residuales.
  • El Triptófano puede causar sedación excesiva si se toman hierbas como kava kava, hierba de San Juan o valeriana.
  • Los pacientes con cirrosis hepática deben evitar suplementos de triptófano .

 

El triptófano puede pasar a la leche materna de las madres. No se conocen sus posibles efectos en los niños, por lo tanto, debe evitarse su ingesta durante la lactancia.

El L-triptófano puede causar sedación, que puede provocar somnolencia o confusión mental durante el día. Se debe tener cuidado al conducir o realizar otras tareas que requieran estar alerta.

El L-triptófano tiene baja toxicidad oral. El bioensayo de carcinogenicidad en ratas realizado en el Instituto Nacional del Cáncer (EEUU), no encontró evidencia de la causalidad con cáncer .

Los posibles efectos secundarios del L-triptófano a dosis elevadas de 100 mg/kg, sobre 7.000 mg, pueden ser: irritación gástrica, vómitos, espasmos y dolor de cabeza .