Uvas: Propiedades saludables

La uva es el fruto de la vid (Vitis vinífera).

La pulpa de la uva es nutritiva.

Las  semillas y la piel son la fuente de salud.

La uva cuanto más oscura, más saludable.

Los principales componentes de la uva que producen beneficio para la salud son los polifenoles:

–  El resveratrol ( se encuentra en más concentración en la semilla). El resveratrol es un antibiótico natural que produce la vid como respuesta a los ataques de los hongos.

– Los antocianos (responsables del color oscuro de la uva y se encuentran en más concentración en la piel)

– La quercetina ( se encuentra en las hojas de la vid).

Beneficio cardiovascular

El resveratrol contenido en el vino tinto mejora la función ventricular izquierda diastólica, la función endotelial, disminuye el colesterol (malo) de baja densidad  y protege contra los cambios desfavorables hemorreológicos en los pacientes con enfermedad arterial coronaria.

También aumenta la dilatación mediada por flujo de la arteria braquial, un bio-marcador de la función endotelial y de la salud cardiovascular .

Además del resveratrol, los flavonoles monoméricos y oligoméricos de las semillas de uva producen beneficio en la salud vascular.

Antiinflamatorio

Además de producir un beneficio cardiovascular, el consumo de un suplemento de uva rico en resveratrol mejora el estatus inflamatorio y fibrinolítico de  pacientes con tratamiento de estatinas para la prevención primaria, y en alto riesgo de enfermedad cardiovascular.

La utilzación dietética del resveratrol puede complementar la terapia estándar en la prevención primaria de las enfermedades cardiovasculares.

Reduce la aterogénesis

El consumo de extracto de uva enriquecido con resveratrol reduce los marcadores aterogénicos y ejerce cardioprotección adicional más allá de la medicación estándar, en los pacientes que necesitan prevención primaria por enfermedad cardiovascular.

Reduce la hipertensión

En general, los polifenoles de la uva potencian la relajación vascular, reducen la presión arterial y la circulación de las moléculas de adhesión celular, mejorando la función vascular en los hombres con síndrome metabólico.

Mitiga el deterioro de las comidas grasas

La ingestión flavonoides procedentes de la uva mitiga el deterioro de la función endotelial causada por una comida rica en grasas.

Mejora la salud de las piernas

Una dosis diaria de 360 y 720 mg de extracto de vid roja, reduce el edema en las piernas y la circunferencia inferior de la pierna, en los enfermos leves con insuficiencia venosa crónica.

Los principales flavonoides del extracto de la hoja de la vid roja son la quercetina, beta glucurónido e isoquercitina.

El extracto de semilla de uva contribuye a la inhibición de la inflamación de las piernas en las mujeres sanas que pasan mucho tiempo sentadas.

Las propiedades saludables del vino tinto procede de la piel de la uva

Aunque el consumo de vino puede estar contraindicado en algunas personas, el consumo regular de cantidades moderadas de vino puede proteger contra enfermedades crónicas.

No sólo el vino produce beneficios, el consume regular de zumo de uva morada mejora la inmunidad en las personas sanas de mediana edad (ya desde los tiempos bíblicos se conocía la necesidad de incorporar uvas frescas o pasas a la dieta).

Ese beneficio saludable también se extiende a la flora del intestino (la ingesta de una mezcla de vino tinto y extractos de zumo de uva alteran la fermentación de la proteína microbiana y/o el metabolismo de los aminoácidos)

El resveratrol del vino tinto varía dependiendo del lugar de procedencia de las uvas, el tiempo de la cosecha y otros factores. Los pesticidas que se utilizan en el vino moderno incluyendo la sulfatación, han disminuido el nivel de resveratrol de los vinos. La concentración de resveratrol en el vino oscila desde uno a tres mg por litro.

¿CUANTO RESVERATROL DEBO TOMAR?

Muchos resultados científicos en animales sugieren que el máximo beneficio del resveratrol, incluida su propiedad anti edad, se produce con una ingestión desde 20 hasta 500 mg/día en cápsulas. (esta cantidad equivaldría a beber aproximadamente desde 40 hasta 1.000 vasos de vino tinto)

Lo más aconsejable es la ingestión de alrededor de 20 mg/día, equivalente a unos 300 mg procedentes de la semilla de uva o de la planta “Polygonum cuspidatum”.